Depresión post viaje

Puedes prepararte por meses para un viaje pero no te preparas para el regreso.

Primero definamos qué es un trauma; un choque emocional muy intenso causado por un acontecimiento que genera una huella que toma tiempo en superarse.

Cuando estas listo para viajar, la emoción de todo lo que pueda traer un nuevo viaje tal vez no te deja ver lo difícil que es moverse, actividades programadas, un nuevo idioma, impresionantes lugares que quieres fotografiar, hablar con desconocidos y no sentirte un extraño en otra parte del mundo son tareas complejas que te ayudan a superar el trauma cuando viajas. Pero que pasa cuando regresas.

Me acostumbre al viaje ahora que hago

Viajaste y aprendiste mucho muy rápido, muchas emociones, demasiada información y lo más importante, saliste de tu zona de confort. Quieres más, tu cerebro quiere más pero llego la hora de regresar.

La melancolía aparece tal vez como una manera de apegarte al lugar en el que ahora estás, a todo lo nuevo e interesante que cambió algo en ti. Te llenas de felicidad por las cosas simples que ahora recuerdas, por los nuevos compañeros, por las historias graciosas, por lo que no esperabas y por eso que no sabias que eras capaz de hacer.

Sin embargo hay algo interesante y es que piensas en que cosas vas a cambiar cuando regreses, ya no eres el mismo por eso ya no harás lo mismo.

Puedes empezar por ordenar todos tus recuerdos del viaje, llenar un diario con las mejores anécdotas y fotos de transportarán de nuevo. hacer una copia de todas las fotos para no extraviarlas, invitar a tus amigos a vivir una aventura como esa que viviste y lo mejor empezar a planear tu próximo viaje.

Viaja ahorrando en hospedaje con Worldpackers

Cuando regreso no soy el mismo

Cuanto tiempo puede pasar desde que llegas a tu casa, dejas el peso de las maletas y te relajas para no estar pendiente de cualquier cosa que pueda pasar, hasta que te das cuenta que necesitas que pasen cosas, necesitas nuevos lugares y nuevas personas.

Cuando viajas te acostumbras a vivir solamente con lo que llevas en la maleta, aprendes a optimizar espacio y a pensar mejor si necesitas cada cosa que vas a comprar. entonces llegar a tu casa y encontrarte con todo lo que tienes puede ser una oportunidad de agradecimiento o ser consciente en el futuro con lo que va llegando.

Nadie se baña dos veces en el mismo río

Heráclito afirmaba no sólo que el agua del río fluye, sino que las personas también se modifican de un momento a otro.

El problema es quedarse quieto?

Se que un viaje es un trabajo extenuante, por eso lo primero que hacemos al regresar es descansar, recuperarnos del Jet lag y recordar lo cómoda que es nuestra cama.

Llega la hora de desempacar la maleta, volver a la rutina y pensar lo bien que se pasó, cada momento del día un recuerdo y una suposición de lo que estaríamos haciendo si estuviéramos viajando, asociamos las comidas, las personas, el idioma y los lugares. Lo que ya conoces no es nuevo, pero es visto con otros ojos.

Te quedas solo y tu cabeza empieza a trabajar, aparecen las preguntas, las suposiciones y las dudas. Te falta la inseguridad y estar abierto a lo que pueda llegar. Todo está en orden y puedes controlarlo, no estás aprendiendo a la misma velocidad y esto puede llevar a la depresión, necesitas moverte rápido y resolviendo en el camino.

Todos te esperan pero tu quieres nuevamente tu espacio

El reencuentro es más fácil para los que se quedaron que para nosotros que nos fuimos, el 100% de ellos esperan ansiosamente tenernos de regreso mientras que un 50% de nosotros quiere verlos y el otro 50% quiere seguir viajando.

La emoción es impresionante no te cansas de abrazar, los que se quedaron tienen muchas preguntas, quieren conocer todo lo que hiciste. Mientras tu tienes muchos pensamientos en la cabeza, piensas en como conseguir más dinero para el próximo viaje, que es lo primero que quieres hacer, que cosas han cambiado, asocias a tus familiares y amigos con las personas que conociste en tu viaje.

Evolucione y quiero cambiar cosas

Sin saberlo siento que estoy un paso adelante y quiero que todos puedan vivir una experiencia que los cambie, que muestre otra perspectiva del mundo. Pocas conversaciones son tan interesantes como aquellas en las que hablas con alguien que ha tenido experiencias impactantes que cuando las escuchas te enseñan y te emocionan.

Nunca pensé que estaría escribiendo algo como esto y aquí estoy investigando y expresando lo que se siente después de viajar, estoy seguro que no será mi último viaje y que quiero conversar con muchos viajeros, aprendiendo y creciendo, evolucionando con cada acción.

Lo más importante será ayudar a otros a realizar el viaje de sus vidas, a que salgan de su zona de confort y que se muevan para ver más allá de lo que ya conoces, a llevar poco equipaje y regresar lleno de historias. Me emociono al pensar que cuanto más viajamos más cambiamos y al mismo tiempo podemos hacer que otros cambien.

Soy un extranjero en mi país

Si tu perspectiva cambia tu capacidad de comparar crece, la comida pude no ser la misma y te preguntas si lo que has comido desde niño es lo mejor, cuando pruebas algo y te fascina, vas a querer buscarlo en tu ciudad. Los nuevos recuerdos ya cambiaron tus gustos y sin ser más exigente ahora comparas las cosas que eran comunes.

Comparas el tamaño de tu ciudad, el orden en las calles, la forma de los arboles y la cultura de la gente. Ya nada es común porque te desacostumbraste y extrañar ciertas conductas es lo más difícil de estar de regreso.

Que puedo hacer para superar el trauma post viaje

Planea el regreso

Así como planes el viaje y lo que harás puedes también planear como será el regreso, puedes hacer una parada de acoplamiento en una ciudad similar para sentir de nuevo que las cosas serán como antes sin que dejes de viajar.

Tomate tu tiempo

Si prefieres estar solo por una semana y no salir de casa, sería bueno organizar tu cabeza antes de empezar a hablar con tus familiares y amigos.

Haz lo que quieres hacer

Si durante el viaje agregaste cosas a tu lista de “lo que haré cuando tenga tiempo” este es el mejor momento para hacerlo.

Acepta el cambio

No te fuerces a que te gusten las mismas cosas que antes, debes aceptar que has cambiado, que cambiaste rápido y que adquiriste nuevos gustos y experiencias que cambiaron tu perspectiva.

Conoce a tu nuevo yo

Toma aire e identifica que es lo que cambió en ti, determina tus nuevos gustos y si necesitas arma un nuevo plan de vida.

Busca nuevos amigos

Tal vez tus amigos de toda la vida no han tenido las mismas experiencias y las conversaciones se tornan aburridas y no van para ningún lado, has conocido mucha gente nueva y no será tan difícil hacer nuevos amigos.

No tomes decisiones importantes

Es común que durante un trauma te sientas diferente, si, estás afectado y debes esperar a tener todo bajo control para poder decidir que hacer. Se que no es fácil esperar y que hay decisiones que se deben tomar pronto pero por lo menos conversa con alguien para que estés seguro.

Se feliz

Ya sabes como apreciar los pequeños detalles así que si en algún momento dudas, recuerda alguna aventura divertida en tu viaje y sonríe.

Aquel que diga un viaje es 100% perfecto, se equivoca por que si fue perfecto tal vez no aprendió nada.

Alguna recomendación adicional? en estos casos toda la ayuda es necesaria.

One thought on “Depresión post viaje”

  1. Rosirisvelezlara16 @gmail.com says:

    Quiero viajar trabajar estudiar inglés , Correo electrónico rosirisvelezlara16@gmail.com
    Quiero una orientación para viajar gracias

Comments are closed.